El aceite se ha convertido en uno de los cosméticos más populares. Pero a lo mejor tienes la piel y el cabello graso, y no te atreves a usarlo.
Nosotros te recomendamos aplicar aceite a tu pelo al menos una vez a la semana tengas el cabello que tengas. Te preguntarás ¿por qué? ¿es realmente bueno? Definitivamente la respuesta es sí.
Conseguirás hidratar tu pelo en profundidad y aportarle más brillo, además prevendrás su caída. El aceite también desintoxica tu cabello eliminando residuos químicos como los parabemos y sulfatos presentes en algunos champús y styling que usamos, y evita irritaciones y descamaciones en el cuero cabelludo. En resumen, hay tantos beneficios que sólo te recomiendo una cosa: usa aceite para presumir de súper melena.

¿Cómo aplicar el aceite?
Lo más recomendable es hacerlo por la noche, extendiéndolo de raíces a puntas y recogiendo el pelo después en un moño o en una coleta. ¡Y a dormir! A la mañana siguiente sólo tendrás que lavar tu cabello de forma habitual pero aplicando dos veces el champú y dejando actuar unos minutos la segunda vez.

Quizá no te apetece dejar actuar el aceite durante toda la noche y prefieres otra opción. Lo único que debes saber es que para obtener resultados es necesario que lo dejes en tu pelo como mínimo durante dos horas.